• El florecimiento del amor


    El secreto para aumentar la capacidad de alguien para brindad amor está en aumentar su línea de partida de felicidad, y al aumentar esta última se comienza a sentir cada vez más aprecio por la vida, máxima expresión del aprecio por la vida es el amor. Este aprecio lleva a la persona a establecer relaciones más cálidas con los demás y a desarrolla de este modo la capacidad de amarse a si mismo y a los demás. Se forma un circulo.

    Maharischi: Vivir en este estado de amor universal es el máximo placer que puede proporcionarnos la vida, es un derrame de amor a la vista de todo, al sonido de todo, al gusto de todo, al tacto de todo, la plenitud de l a vida en todas sus facetas no es otra cosa que un estado de vida plena de bienaventurada y de satisfacción.

    Una de las características de una temperatura mental elevada es la incapacidad para mantener relaciones amorosas estables. La excitación lleva a relaciones de corta duración por el mismo motivo que también procura periodos cortos de felicidad. Son típicos las cosas que la persona está siempre en la búsqueda de un nuevo amante para lograr algo de excitación. Y así como, pasando de un amor a otro, esperan siempre encontrar alguien que puede proporcionarlos la mágica meta y la satisfacción buscada, pero luego de los primeros momentos de excitación llega la desilusión y se derrumban todas las esperanzas, y esto para ellos se repite cada vez con mayor frecuencia. Debido a las leyes que rigen la excitación y el habito, la relación establecida de este modo de vuelve al poco tiempo insuficiente, los miembros de la pareja se sienten frustrados y sobreviene entonces la recíproca hostilidad y resentimiento.

    De todos modos esto significa que la intimidad, la más alta expresión de lo que se puede lograr en el campo de las relaciones interpersonales, se desarrolla de manera muchísimo más fácil cuando el ambiente en que se manifiesta es de tranquilidad y serenidad. Cuando estas dos últimas condiciones están presentes, el amor y la comprensión mutuos son mayores, principalmente, por dos razones. En primer lugar, cada una de las personas en cuestión afronta la relación arrancada de una línea de partida de felicidad suficientemente fuerte. Si alguien es de por si feliz, la relación con otra persona también lo será.

    Cuando de dos personas que están juntos cada una espera recibir de la otra cariño, comprensión, excitación, ambas tienden más a fijarse en lo que obtienen que en lo que dan. Cuando ambas gozan ya, en grado significativo, de satisfacción inferior, sienten naturalmente deseos de compartir su felicidad con otro, y la relación florece. La semilla del amor germina así bajo el sol de la felicidad y el bienestar. Los frutos del amor son el resultado natural del desarrollo de la felicidad.

     

     

    « »

  • Commentaires

    Aucun commentaire pour le moment



    Ajouter un commentaire

    Nom / Pseudo :

    E-mail (facultatif) :

    Site Web (facultatif) :

    Commentaire :