• 1. Número uno. Y espero que sea sólo a modo de recordatorio…

    Olvidémonos de los codos e la esa: La regla de oro es estar comodos, pero eso no significa que nos podamos “tumbar” encima de ella. Y lo de apoyarse con un brazo delante del plato, y con el otro comer, ni lo menciono. Elije la postura que te resulte más adecuada para hacer lo que has venido a hacer, que es comer. En definitiva, se apoyan los antebrazos en el borde de la mesa para poder utilizar bien los cubiertos, y cuando ya hemos terminado, se sitúan en la postura que más te facilite esta tertulia. Y esto no se queda aquí, que continúo. Debemos comer erguidos. En relación a cruzar o no las piernas, aquí discrepo con Gerardo, que opina que si las piernas están debajo de la mesa y no se ven, en definitiva éstas se pueden cruzar, aunque a mí me parece que siempre es más elegante comer con las piernas en paralelo. Al terminar, en ese momento en que ya no tenemos plato ni cubiertos que utilizar, la postura pueden ser más relajadas, pero nunca, nunca, nunca jamás, apoyemos los codos!!

    2. Servilleta: Cuando uno se sienta, lo primero que hace es “tomar posesión” de su sitio. Ese es el momento de coger tu servilleta, desdoblarla y situarla en los muslos. La servilleta es un elemento auxiliar que nos sirve para muchas cosas y en el mismo momento en que nos sentamos la podemos necesitar (toser, etc.). Y tomad nota de la regla de oro “Servilleta-Vaso-Servilleta”. Sí, no se trata de secarse la boca, se trata de limpiarse antes de beber para no dejar impurezas en el vaso. La servilleta se debe usar antes de beber y después para secarse la boca de los restos de lo que hayamos bebido. Un respeto a la servilleta, que se usa, por favor.

    3. …Y el movil!: Que los móviles forman parte ya de nuestra vida eso lo sabemos todos, pero tenemos momentos en que también tenemos claro que el móvil no se debe utilizar (iglesias, conciertos, etc.). Como regla general, en un acto en el que vamos a relacionarnos, no tiene sentido el que dejemos a los contertulios con la palabra y le dediquemos tiempo al móvil, por lo que Gerardo (y por ende, yo) aconseja guardar los móviles. Un poquito de por favor y casi, como si estuviéramos en misa. Otra cosa es si se está esperando una llamada urgente y, sencillamente, se advierte tal circunstancia produciéndose la llamada, se piden disculpas y se atiende, pero como norma, debería estar apagado y en el bolsillo.

    4. Al concluir e lato dejarás los cubiertos en paralelo: Esta regla es de mis favoritas, la cosa se va poniendo interesante! Si has terminado los dejas en paralelo más o menos en la posición de las 6h30. Yo siempre intento hacerlo a la perfección. Es como el código morse, una señal que se hace al camarero… Me encanta. De esta manera sabe si has terminado o no y nos puede retirar el plato. Mientras comemos los cubiertos se colocan hacia arriba y lo más introducidos posible en el plato para que no haya accidentes de chocarte con ellos y que se caigan al mantel. Y no te creas lo del lenguaje de los cubiertos (hacia arriba me ha gustado, hacia abajo no me ha gustado), tópico!

    5. “Al segundo no se espera”…Error!: Vale, confieso que yo a veces también he dudado. Es un viejo y antiguo tópico que aclararemos de una vez. Cuando vamos a comer a algún sitio, no sólo vamos a comer. Es un acto de relación social. Esperar, no es otra cosa que un acto de cortesía. Parece que es lógico que cuando te sirven esperes a que estén todos y entonces empezar. No tiene sentido que se espere en el primero y en el segundo no. Esperaremos, en todo momento a que estén todos servidos. Y esto, como todo, tiene sus excepciones lógicas…por favor, si estamos en un banquete de 80 personas, si el primero al que sirven tiene que esperar a que sirvan a todos, ese come frío seguro. Que las cosas tienen su lógica…

    6. Cogerás la copa correcta: La diferencia es obvia. La copa de agua es la única que siempre está en la mesa durante toda la comida, mientras que la de vino se cambia si se cambia el vino y la de agua es la que está más a la izquierda. Tradicionalmente la de agua era más grande y la de vino más pequeña, aunque se empiezan a utilizar otras copas para el vino como sabéis e incluso se está utilizando mucho que la copa del vino sea grande y adecuada al vino que se está tomando, mientras que la de agua, al ser menos importante, sea más pequeña.

    7. Servirás a tu pareja: Hay múltiples formas de servir y por economía los platos suelen venir emplatados de la cocina (aunque yo soy de la opinión que los mejores convites son los que sirven sin emplatar). Si ponemos una fuente en la mesa y alguien sirve a los demás, la manera de hacerlo es utilizar una cuchara debajo de un tenedor y con una sola mano coger con la cuchara y sujetar con el tenedor la comida para llevarla de la fuente al plato. Ponte a practicar…!

    8. El cuchillo sirve para cortar: Y lo aclaro. Vamos pasando al nivel advanced. El cuchillo se utiliza para aquellos alimentos que no se pueden cortar en pequeños trozos que nos podamos llevar a la boca. Para el resto, rotundamente No. Queda hortera, y no tiene sentido. No es necesario cortar el huevo, las croquetas, la tortilla con el cuchillo, la ensalada,… No.

    9. Mantendrás e trasero pegado a asiento: Porque no es correcto levantarse a hacer otras cosas dejando a la parienta sola. Esto no quiere decir que haya necesidades urgentes ante las cuales evidentemente hay que levantarse. De la manera más discreta posible y sin dar más explicaciones, un “disculparme un momento por favor” es más que suficiente. Y sigo. Fumar está prohibido en los lugares públicos, por lo tanto es obvio que no se debe fumar. Levantarse a fumar es una grosería, signo de mala educación y falta de cortesía ante los demás.

    10. Conversarás educamente y nunca nunca dirás "Que aroveche”: Están prohibidos temas de política, religión, susceptibles e hirientes.  Odio la mala educación que moleste a los demás, se trata de pasar un buen rato y disfrutar de un momento agradable entre todos. Es molesto cuando alguien se erige en protagonista y no deja a los demás hablar, monopolizando la conversación. Lo del “Que aproveche!”, por favor, eso sí que no. Si lo piensas, no significa otra cosa que desearte que eructes!! Erradicado de nuestro vocabulario gastronómico.



    GloriaV

    « »

  • Commentaires

    Aucun commentaire pour le moment



    Ajouter un commentaire

    Nom / Pseudo :

    E-mail (facultatif) :

    Site Web (facultatif) :

    Commentaire :